lunes, 29 de octubre de 2007

Al Gore, ¿héroe o villano?


El “ex futuro presidente de los Estados Unidos” se encuentra en el centro de unos de los debates más apasionantes de los últimos tiempos. Ídolo para muchos, bufón mediático para otros tantos, lo que está claro es que Al Gore no deja indiferente a nadie. Los reconocimientos internacionales no dejan de caerle. El óscar a la mejor película documental, primero, el Príncipe de Asturias, después, el Nobel de la Paz, lo último por el momento, lo convierten en uno de los grandes personajes de este inicio del siglo XXI, pero allí donde desde algunas posiciones se le reconoce su trabajo a favor de una causa justa, desde el otro extremo se le considera a Gore como un encantador de serpientes que sólo actúa en beneficio propio. Lejos estamos de saber todavía, a tan corta distancia, qué juicio le otorgará la Historia. Lo que está claro es que éste no será unitario. Basta leer la prensa o echar un vistazo a los múltiples foros que en Internet se ocupan de su figura para darse cuenta de que defensores y adversarios no le faltan a este tipo espaldas anchas y voz modulada que es, según quién lo mire, un salvador o un simple agorero. Tratamos de resumir los argumentos con que unos y otros se disputan la “verdad incómoda” que Gore representa.

Argumentos de la acusación

-Cuando era vicepresidente de los Estados Unidos no suscribió el tratado de Kioto. Además, promocionó guerras en diferentes puntos del globo (Sudán, Afganistán, Irak, Haití, Zaire, Liberia y las de la ex Yugoslavia) cuyos efectos sobre el Medioambiente (amén de la población) fueron desastrosos.
-Los presupuestos en los que basa su discurso son “alarmistas”, “apocalípticos” e incluso “acientíficos”. Tal es así que la justicia británica ha emitido una sentencia contra el vídeo de Al Gore, Una verdad incómoda, al considerar qie que dicho documental, está “sesgado políticamente” y exhibe un rigor científico más que cuestionable
-Su labor actual obedece únicamente al deseo de revancha al haber perdido las elecciones a la Casa Blanca en el año 2000, cuando no al deseo de construirse un trampolín con el que poder recalar, ahora sí, en el despacho oval.
- Gore defiende los agrocombustibles como la soja y maíz, y defiende que éstos sustituyan a los cultivos de papas, trigo y arroz, alimentos básicos de cientos de millones de pobres del planeta. Pues bien, estos monocultivos para biocombustible ya estarían causando desertificación de grandes superficies, destruyendo bosques, pastizales y tierra de cultivos tradicionales en Latinoamérica, Asia y África lo que además de acelerar el calentamiento global, está encareciendo los precios del pan, harina, hortalizas y otros alimentos.
- Su campaña alertando de los efectos del cambio climático le está reportando grandes beneficios económicos. Un ejemplo: en los últimos diez días ha pronunciado cuatro conferencias (Palma de Mallorca, Barcelona, Berlín, Viena) y por cada una de ellas ha cobrado unos 200.000 euros.
-Posee una mina de cinc en una cuenca en Tennessee que emitió 1,8 millones de kilos de vertidos tóxicos entre 1998 y 2003
-Vive en una lujosa mansión cuyo gasto en electricidad es veinte veces superior al de una vivienda norteamericana media.

Argumentos de la defensa

- Desde finales de los años 80’ es conocido por su defensa de la naturaleza. Es en esa época cuando, sus llamamientos a favor del medio ambiente le valieron el apodo de ‘Mr. Ozono’.
-En 1991 publica Earth in the Balance: Ecology and the Human Spirit, obra traducida a más de 30 idiomas y que se convirtió en un bestseller, con argumentos de corte similar a los que ahora divulga por todo el mundo.
-Como vicepresidente de Estados Unidos hizo gala de una especial sensibilidad hacia cuestiones medioambientales como demostró al intentar que su país suscribiera el Protocolo de Kioto.
-Su película Una verdad incómoda ha hecho más por dar a conocer los efectos de la acción humana sobre el clima que todos los informes de científicos juntos publicados en los últimos años. -Su mensaje reúne todos los requisitos científicos necesarios y coincide con el de los miembros del Panel Intergubernamental de Expertos de la ONU sobre Cambio Climático, con los que por cierto comparte el Premio Nobel.
-Lejos de moverse mero ánimo de lucro, los beneficios que su película y el libro que la complementa están generando van dirigidos a campañas educativas . Además, la cantidad del galardón otorgado por la Academia sueca que le corresponde será destinado a la ONG Alianza para la Protección del Cambio Climático.
-Gore no quiere acaparar su discurso de forma exclusiva sino que está formando una legión de colaboradores que harán llegar su mensaje a todos los rincones del mundo. Sólo en España ha reclutado a 200.

Unos y otros dan versiones tan opuestas que hay que pensar que algunos, o incluso los dos según de qué punto se trate, han de mentir forzosamente. El problema es que precisamente mientras los primeros intentan hacerlo pasar por un estafador, los segundos parece que más que admirar su labor intentan canonizarlo –pese a que los títulos de “profeta”, “eco-mesías” o “redentor” provengan de quienes, desde ámbitos ideológicamente conservadores, pretenden ridiculizarlo.
Ahora bien, si yo tuviera que emitir mi juicio sobre Gore, no podría más que terminar exculpándolo de sus presuntas faltas. Al fin y al cabo, no se trata de aumentar con nuestra lupa sus supuestos errores cuando era vicepresidente de Estados Unidos –aunque lo que está claro es que no se le puede achacar a él, sino al Senado de su país, la espantada norteamericana de Kioto-, ni de poner en solfa las conclusiones que la mayor parte de la comunidad científica comparte respecto al fenómeno del calentamiento global, sino de contemplar en su totalidad al personaje, ponderando las repercusiones que su actividad está generando en la toma de conciencia global sobre un problema capital de nuestro tiempo. Y desde esta perpectiva no nos sirve tratar de encasillarlo en la categoría de ángel o en la de demonio, algo que sólo resulta achacable a la politización que de su figura se está realizando (y en la que los think tank de un lado y otro están utilizando todas sus armas), sino de reconocer que Gore, con sus luces y sombras, nos caiga simpático o como una patada en el culo, le está haciendo un gran favor a un planeta que necesita no personas que lo salven, sino al menos que lo defiendan. Y al hacerlo nos defienda de nosotros mismos. ¿O cómo era aquello de que el hombre es un lobo…?

2 comentarios:

AGM dijo...

Habría que llegar hasta el final para ver donde empieza la verdad y donde la mentira.

Cuado tratas con políticos esta línea no suele estar muy clara.

Saludos

José María Matás dijo...

Sin duda tienes razón, pero parto de la base de que posiblemente nunca podamos aclarar nítidamente cuáles son esos límites. De ahí que en el caso de Gore yo prefiera anteponer lo que su actividad está generando a la hora de mantener vivo un debate esencial de nuestro tiempo a esos supuestos "intereses personales" que pudiera esconder. Al fin y al cabo, lo de menos debería ser si Gore es un tipo estupendo o un aprovechado. Lo realmente importante es que el fin último de su discurso, de su mensaje -quitándole a la palabra cualquier tinte mesiánico- puede redundar en un beneficio para todos.
Un saludo.

 
Copyright 2009 Apocalípticos e integrados. Powered by Blogger Blogger Templates create by Deluxe Templates. WP by Masterplan